Cocina sin Carné

El Recetario on-line de las personas que cocinan "sin carné"

Otras berenjenas rebozadas

noviembre 8, 2012 by Isidro
Print Friendly

Aunque algunos lo llamarían “berenjenas en témpura”, este plato es una simple guarnición de ese vegetal, pero en casa nos ha gustado tanto que, a veces, le damos el nivel de “entrante” o aperitivo, según nos convenga… 

Respecto a la berenjena, tenemos que comentar que su cultivo es antiquísimo, desde hace unos 5.000 años, y existen innumerables documentos escritos que sitúan su origen en el sudeste asiático. Llevada por comerciantes árabes pasó al norte de África y más tarde, en la Edad Media, entró a Europa por la España musulmana, desde donde se extendió su cultivo por los países cálidos del Mediterráneo.

Sin embargo, no sabemos si por desconocimiento o por utilizar especies no comestibles, las berenjenas causaron diversos problemas digestivos, creándose una mala fama. Durante los primeros siglos de su entrada en Europa, existió la creencia de que su consumo provocaba múltiples enfermedades, como fiebre, epilepsia y locura, por lo que la planta fue utilizada durante tiempo como un adorno decorativo y exótico… y no como un alimento. El famoso botánico sueco Carlos Linneo le puso su actual nombre científico Solanum melongena. La primera documentación sobre la berenjena en lengua castellana se encuentra en el libro llamado Cancionero de Baena (del siglo XV) donde ya cita sus usos y virtudes. Fue introducida en América por los españoles, y allí donde se produce es muy apreciada y consumida. Los mayores productores mundiales de berenjena son China e India. También se produce en Japón y en diversos países del Mediterráneo como España, Italia y Grecia.

Pero vamos a lo importante, que es preparar este sencillo plato (y degustarlo!).

Ingredientes:

  • Tres o cuatro berenjenas
  • Harina para rebozar
  • Aceite de oliva
  • Sal

Tomamos las berenjenas, las cortamos en tiras del tamaño de un dedo de la mano y las ponemos en un cuenco con agua y sal durante 24 horas. Dado que la textura de la pulpa es muy cavernosa —llena de aire y de agua— si se fríe directamente actúa como una esponja, absorbiendo gran cantidad de aceite, y con ello excesivas calorías. Pero después de introducida en esta solución salina, este efecto desaparece y la berenjena, saturada de agua, apenas absorbe aceite. Después tenemos que secarlas un poco con papel de cocina, para que agarre el rebozado. Éste lo hacemos con, por ejemplo, con simple harina para rebozar (si es de tipo témpura, pues a seguir las instrucciones del fabricante). En pequeñas cantidades las vamos pasando a una sartén, con abundante aceite ya caliente. Freímos durante un par de minutos con fuego fuerte, hasta que empiecen a dorarse. Las retiramos, dejamos que escurran el aceite sobre papel y servimos inmediatamente. Hay que comerlas cuanto antes; si las dejamos enfriarse, perderán su textura crujiente! A disfrutar!

 

Si te gusta, compártelo!

Tags: , ,

Posted in Facilonas, Guarniciones, Ingredientes |

2 Comentarios en “Otras berenjenas rebozadas”

  1. Argelia juarez dice:

    Muy oportunas y excelentes recomendaciones para comer platillos nutricionales y deliciosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *